domingo, 23 de diciembre de 2012

Felices Fiestas con torpeza y amor



Esta va a ser la primera Navidad de nuestro miniyó, que ya tiene 7 meses. Me hace mucha ilusión porque mis recuerdos de infancia de estas fechas son estupendos y por cosas de la vida y del amor, ya no las celebramos con toda la familia y a mí eso, en el fondo del corazoncito, me duele. Así que estoy contentísima con la idea de empezar las fiestas de cero, con mi propia familia, papá, Monete y yo. Es verdad que el peque no sabe que estamos en fiestas y ver un abeto en el salón le debe parecer de lo más normal, pero a mi, como  madre primeriza y neurótica me encantaría tenerlo todo perfecto: casa adornada, galletas horneadas, chimenea encendida...ah no, que no tenemos chimenea en el piso. Pues mejor. Entonces, el papá sube los adornos que el año pasado eran perfectos y ahora me parecen sacados del container.

- ¿Pero si el año pasado nos recorrimos todos los chinos buscando esta mi**da morada? Dice el papá agitando un espumillón como una drag con boa de plumas.
- Pues es horrenda. Mejor todo azul y plata. O rojo y dorado. No mira, haz lo que quieras.
Y me escaqueo por la banda porque no sé decorar. No tengo gracia. Papá lo hace mejor.

Es rigurosamente cierto. Como deseo para 2013, quisiera adquirir alguna habilidad maternal de esas que ahora no domino y se me escapan y pienso que me hacen rara como madre, de ésta, la gran bloggosfera.

A saber:
Habilidades manuales creativas
Habilidades culinarias vistosas (y sabrosas)

Empecemos...
No soy mañosa. Bueno, fuera eufemismos, tengo dos muñones por manos. No soy hábil, yo suspendía la Pretecnología en la EGB, o sea, Manualidades. Hacía lo mínimo y mal. Sucio y mal.  Me empeñé en pintar elefantes y monos en la habitación de mi Monete (en un alarde hormonal del embarazo) y el órdago salió como salió (ver foto). La culpa la tuvieron las plantillas que usé y el tipo de pintura. Cuando Monete me pregunte qué es lo que hay justo debajo el culo de cada elefante, ¿cómo voy a convencerle de que son matorrales y no plastas de paquidermo? Esta habilidad no va a llegar sola, está claro...

Elefante no atacado por S.M.


Mi madre y mi abuela cosían de verdad.  Me hicieron el vestido de la Comunión y mucha ropa y disfraces. Yo coso botones y corto etiquetas. Y ya. No hago cortinas, ni jerséis, ni bufandas, ni disfraces...Cuando el chaval vaya al cole y tenga que celebrar el carnaval vestido de mmpgffggmmm...nube, imagino que tiraré de abuela o de corteinglés o chino, según los presupuestos generales de mi estado. O eso o me gasto una fortuna en Menkes y va todos los años de Jack Sparrow.

Cocinar, cocino regular, ahora voy mejorando, por el peque que es un tragoncete y algunas cosas me salen bien, bastante bien, pero no me veo preparando cupcakes de colores radiactivos. Mis coulants se deshacen, pero de lo mal hechos que están. Al menos sé que un niño no se alimenta únicamente de pasteles y galletas pero es que todo lo handmade está tan bien considerado... ¿qué nos queda a las estrellas de la Torpezacraft ?

Pues nos queda ser mamás con todo nuestro amor. Con toda nuestra torpeza, nuestras dudas y sobre todo mucha, mucha imaginación...(Es un matorral cariño, ¿no lo ves?)

¡Felices Fiestas a todas, mamás torpes, manitas, manazas, ingeniosas, genias de la cocina y Reinas Magas todas! Que el año nuevo os traiga preciosas experiencias a estrenar de la manita de vuestros monetes. Feliz Navidad y Feliz Año también a esos Superpapás que saben decorar.

¡¡Un abrazo!!


miércoles, 19 de diciembre de 2012

Ya llegó mi regalo Madresférico!!!

Holaaaa!

Dando saltitos (literal) he llegado a casa cuando, al recoger el correo del buzón, me encuentro una sorpresa. Es que me pongo muy contenta cuando recibo algún paquetito, aunque venga de Privalia y ya sepa lo que es.

Así que he entrado en casa y preparado la cámara para presentaros el regalo de mi Madresférico Invisible:



¡Muchísimas gracias Mónica! Has acertado con este original punto de libro por 2 razones:

 - Me encanta leer y los libros de toda la vida. Tengo ebook pero lo uso poco porque prefiero el papel, aunque tenga que cargar un tocho.
 - Y me gustaría tener un gato pero no es posible porque soy alérgica....

Me ha encantado participar y es que hace mucha ilusión comprobar que en esta vida 2.0 hay personas de verdad y estupendas y creativas y guapas!

Un beso enorme Madresférica y mil gracias por el regalo!

Sermadrememata (hoy un poquito menos)

viernes, 14 de diciembre de 2012

Dientes, dientes, que es lo que j***

En casa hago mucho el payaso. Fuera de casa también y ya sabía yo que cuando tuviera un hijo lo daría todo. Bueno para el peque, malo para el papi, que no sabe dónde meterse.

Tantos años de tonterías han servido para llegar a este punto en el que, desde que me levanto hasta que me acuesto, lo mismo te canto que te bailo y si de bailes se trata mi repertorio incluye ballet, samba, algo parecido a la jota aragonesa y el Gangnam Style. Del cómo me pica la nariz al Calor del amor en un bar. Villancicos en verano, jingles de publi obsoleta en invierno. ¿En qué recóndito surco del córtex cerebral se escondía el tema de Moussel, Moussel de Legrain? ¿por qué se manifiesta en este momento? y ¿por qué no se va a su casa si ya son las 3 de la mañanaaa? Y cuando, exhausta y sin más repertorio por estrenar ni reestrenar me da por silbar como Harpo Marx, el enano se desencaja de la risa. ¡Qué humor más surreal el del peque!

Tengo además 14 sobrinos, habéis leído bien, 14. Y se me dan bien, de verdad. El caso es que nuestro Monete lleva desde ayer raro.  Ya sabéis, irritable, mimoso, gruñífero...Los malditos DIENTES.
Tiene una jirafa de bambú que me la vendieron como la panacea, algo así como el Ferrari de los mordedores y al peque le encanta y le consuela y hoy ni eso. Así que me he preparado las mejores canciones infantiles, de ayer y hoy, con coreografía y mímica sonrojante incluidas y nada. Bueno, he conseguido que deje de berrear, pero me mira con una seriedad escalofriante, mirada fija de Harry el sucio y gesto de "a ver ¿de qué vas?". Así 5 canciones seguidas. Para El barquito de cáscara de nuez hasta tengo atrezzo. Éste es más duro que un maestro de canto de conservatorio.

¿Qué tal unos dibujitos animados? Pues ni canciones, ni bailes, ni Mikimauses, ni Baby "Eisensteins". Al final le he puesto al pecho y oye, mano de santo.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Esas drama abuelas (con permiso de Amaya Ascunce)



Soy muy fan de Amaya Ascunce desde que descubrí su blog Cómo no ser una drama mamá y me alegró mucho que sacara el libro porque así he podido enseñárselo en carne y hueso no, pero en papel y tinta a mi drama mamá. Lo del zumo de naranja es legendario en mi casa, hay que bebérselo como si fuese a auto-destruirse en 10 segundos.

Bien, pues quería comentar que desde que soy madre y antes diría yo, mi drama mamá ya es drama abuela. Y también tiene sus frases. Amaya, cuando seas madre, verás que toda drama mamá esconde una drama abuela todavía más implacable porque ahora no rige sólo sobre ti, si no sobre tu vástago, que también es suyo.

Está eso de "no le cojas en brazos que le vas a acostumbrar": a los 3 segundos de sostenerle en brazos para moverle de la cuna al cambiador...Esto también es de mi suegra, la otra drama abuela. No veo yo al chiquillo saliendo de marcha en brazos de su (ya) anciana madre.

"Déjale dormir, que el sueño también alimenta". Éste me encanta por poético y mentiroso. No digo yo que no le siente bien dormir, pero cuando despierta tiene más hambre que un mono y berrea más que un mono. Eso sí, si quieren ver al niño dormidito no hay forma de evitarlo ni puerta cerrada que se les resista. Entrarán sigilosas desoyendo tus advertencias y gestos desesperados de "silencio por dios" y si al menor gemidito del retoño la verás salir del cuarto, con el soñoliento nieto en los brazos y gesto triunfal. No es Napoleón, es una abuela que se ha salido con la suya.

¿Y esos mensajes apocalípticos de que "a lo mejor tu leche no lo alimenta"?, cuando, de recién nacidos los bebés no paran de pedir y eso es normaaaal.

La brecha generacional en cuanto a crianza de bebés (odio la palabra crianza, la asocio a animales de granja, pero bueno) no siempre es tan abismal, hay consejos básicos que eran así para tu madre, tu abuela, la señora de Cromañón y para nosotras. Pero hay cosas que cambian de un año a otro, sobre todo consejos de nutrición, que si el gluten, la galleta María o el cuscurro de pan, que si la posición del bebé para dormir que menos mal que no hay tantas opciones, boca arriba, boca abajo y de lado (2 lados), que si no...

Y bueno, si discrepas con tu madre es una cosa, puede ser jodido pero es tu madre, pero discrepar con tu suegra, cuando es madre de siete además...ufff, es un Total Recall y la versión de Suarsenaguer.

Pues nada más, desde aquí felicitar a Amaya por su divertidísimo libro y animarla a que recoja más frases de su madre cuando le llegue el momento de ser abuela o si no lo que comente sobre los nietos de otras abuelas, que para las drama abuelas no existen fronteras (ni puertas cerradas).




martes, 6 de noviembre de 2012

La teta es la leche

No voy a hablar aquí de las virtudes de la lactancia materna porque son de sobra conocidas, pero me gustaría contar mi experiencia por si sirviera a alguien. Mi opinión sobre dar el pecho antes de quedarme embarazada era, literalmente, "algo antinatural". Semejante afirmación ponía los pelos de punta a la mayoría de mujeres a las que se lo comentaba.

Lo cierto era que me faltaba información y me sobraba tontería. Gracias a mi amiga Supermamá y con la lectura del famoso libro "Un regalo para toda la vida" de Carlos González, a medida que avanzaba mi embarazo me iba convenciendo de que al menos, debía intentarlo. 

La lactancia no es fácil, no lo es hasta que no lleva un tiempo establecida y cada cierto tiempo hay momentos de cambios, crisis de crecimiento en las que el bebé pelea varios asaltos con tus pechos, da tirones y se cabrea, parece aborrecerlos y no come y tu te desesperas. Y hasta que ese momento llega el camino es aún más difícil. Sin embargo, mi experiencia es que merece la pena.

Cuando me preguntaban si pensaba dar el pecho contestaba: si puedo, si no hay ningún problema, sí. Pensaba en ese momento que había leído tantas veces, en el que el recién nacido es puesto sobre ti y repta hacia tus pechos y comienza a succionar. Lo importante que es que los primeros minutos esté junto a ti y cómo eso establece la relación y un buen inicio de la lactancia, cuando a los pocos días ya te sube la leche.

¡Y una leche! Los primeros minutos tuve al peque en el pecho y enseguida se le llevaron. Nada más devolvérnosle yo empecé con unos dolores terroríficos en toda la zona vaginal y anal. La colestasis que tuve en el tercer trimestre produce mala coagulación y las heridas de los forceps, episiotomía y otras lindezas me fastidiaron bien. Estuve una semana en el hospital y salí al día siguiente de que me hicieran una transfusión porque me quedé con una anemia de caballo.

Bueno pues allí estaba yo con los dolores de la muerte y decidieron llevarme a quirófano a drenar. Al terminar me vuelven los dolores y piensan que han podido dejarse algo sin "arreglar". Vuelta a quirófano. Sólo pude volver a ver al peque  horas después y nada de ponerle al pecho al principio porque iba cargadita: ración de epidural en la primera intervención y ración de nosequé anestésico en la segunda. Al subir desde reanimación me ponen Dolantina y de esa me quedo flotando y viendo bolitas blancas moverse en la pantalla de la televisión (apagada). Durante todo este tiempo mi marido había estado alimentado al peque a base de fórmula, jeringuilla y dedo, una forma de hacer que el bebé no pierda el reflejo de succión. 

Nuestro hospital es pro-lactancia y tengo que agradecerles a las enfermeras que estuvieron con nosotros esos días por su ayuda a la hora de ponérmele al pecho. Me costó muchas lágrimas que aguantara un rato mamando, ya que nació 3 semanas antes de tiempo y por la colestasis, era pequeñito y flaco, no tenía fuerzas y no podía saltarse tomas. No llegué a tener mastitis pero estuve a punto. De nuevo las enfermeras con su santa paciencia venían a ayudar. Yo llevé vías en los dos brazos para los analgésicos y las transfusiones por lo que la posición que es tan importante para poner al peque al pecho, se me hacía imposible y las agujas me acababan extravasando las venas...Bueno, no quería ponerme tan dramática, la cosa es que fue difícil, algunas enfermeras me insistían y otras me decían, tranquila, en casa ya verás que es más fácil y así fue.

Sí tengo que decir que fui un poco víctima de las presiones externas, tanto para dar pecho y no dar fórmula (como si fuera puro veneno), viendo al bebé tan pequeñajo y si fuerzas para mamar (y yo sacando cuatro gotas con sacaleches y sufriendo como una mona) y sentirme una mala madre, como para dejarlo porque era mucho sufrimiento y llenarme de dudas y de nuevo sentirme una mala madre. Sentirme así no fue culpa de nadie, si no de la imagen idílica que yo me hice de la lactancia. Tengo amigas que decidieron desde el principio no dar pecho y les fue bien a ellas y a sus bebés y sin neuras.

Para mí, después de meses duros, llegó la recompensa y estoy feliz con la teta y el niño. Es algo lleno de ternura que me alegro de haber vivido y estar viviendo. De mi experiencia me quedo con que, aunque sea duro, si dar el pecho es lo que deseas, perseverando y con ayuda se puede, aún con unas condiciones tan adversas como las que yo tuve y que no hay malas madres, ni mejores ni peores, cuando todas buscamos lo mejor para nuestros hijos.




sábado, 20 de octubre de 2012

Beikost no es una estantería de Ikea


Yo así, "de normal", consulto a 5 pediatras. Ni 1 ni 2. Enumero: el de la SS, el del seguro privado, otro del mismo seguro pero en otra ciudad, el que fue mi pediatra (sí, sí, el mío) que es amigo de la familia, a este le consulto por teléfono y luego está el doctor virtual, contesta por internet a través del seguro médico. Y para temas más sencillos, que no requieren ir a consulta, entonces utilizo Facebook, El Médico de Mi Hij@, grupo de apoyo a padres en el que médicos y enfermeras contestan de manera inmediata cualquier duda o paranoia mía (y del que consulte, vaya).

¿Qué por qué hago esto? Pues a parte de por neurótica por varias razones: el de la SS es encantador pero le veo muy lanzado, por poner un ejemplo, te dicen que no metas al bebé en la piscina de mayores, pues con 3 meses sí, sí, que lo metiéramos con nosotros. Bueno, pues a la hora de empezar con la alimentación complementaria, eso que llaman Beikost para complicarle más la vida a los padres primerizos (bueno, a las madres, los padres se abstraen de estos conceptos y se quedan con lo básico "darle de comer de todo al niño", que quería yo saber la etimología de la palabra y ni la Wikipedia…) pues que a la hora de "beikostar" cada pediatra tiene sus formas y ninguna coincide. En esto, el pediatra de "la SS" (ojo al singular, que en plural podría ser el abominable Dr Mengele), no coincide ni con la hoja que han redactado en el consultorio y me ha dado su propia enfermera. Bueno, me ha arrojado su propia enfermera añadiendo que todo está muy clarito. Juas, juas, ahora entiendo que era un chiste de médicos.

¿Cómoooor? Pues en la hojita pone que hasta los 6 meses sólo leche materna, que el gluten antes de los 7 ni de broma, pues el pediatra que a los 5 meses y medio casi le dé un bocadillo de gluten con jamón…Consulto  al seguro privado y me da otra hojita que no coincide ni en tiempos, ni cantidades con la anterior. Llamo a "mi pediatra" y de nuevo, otros tiempos, otras cantidades, ¿otras frutas? No me atrevo a llamar al chamán telefónico por si me dice que el niño empiece con puré de congrio con pollo sacrificado por el rito maya.

¿Entonces? Pues hablas con amigas y ves que ídem, con lo cual, concluyo que no pasa nada, que no es tan grave como parece, que introduciendo poco a poco los alimentos (y el gluten después del sin gluten, eso sí) y según vaya el niño de peso, ritmos, etc, todo va a salir bien. Mi niño, que se estaba oliendo que esta semana le iba a preparar su primera papilla de frutas, por si acaso no lo tenía claro, se ha puesto malo de la tripita y así a su mamá le da tiempo a consultar a 3 o 4 médicos más y a retrasar el famoso Beikost unos diítas…




photo credit: Pink Ponk (www.flickr.com)

miércoles, 10 de octubre de 2012

Hasta Darth Vader fue padre



He regalado a mi marido el libro "Padre, el último mono" (editorial Planeta). Ya en la dedicatoria he tenido que dar explicaciones.

Se trata de una especie de manual de instrucciones para padres primerizos escrito por el humorista Berto Romero y los guionistas Oriol Jara, Roger Rubio y Rafael Barceló, todos miembros del programa de televisión de Andreu Buenafuente.

-Cielo, no pienso que seas el último mono (bueno…), sólo creo que te viene bien un poco de complicidad masculina (cierto).

El caso es que él, mi marido, nacido en Barcelona, disfruta mucho del humor de sus paisanos y congéneres de El Terrat y yo me he portado estos meses como una loca sobre-hormonada (lo de primeriza neurótica no es broma)….y vale, yo quería leer el libro también, vamos a ver. Así que nos lo estamos leyendo a medias, sólo que yo empecé antes y me río mucho. Muchísimo. Su análisis de cada situación, partiendo de la concepción del bebé, es muy agudo y sí, te reconoces, o mejor dicho, reconoces a tu marido y sus tribulaciones con el bebé, el parto, los parientes, la alimentación, la higiene…

-Oye que el libro es mío, es mi compinche.
Me dice mi marido, muerto de celos porque me ría en la cama con otro hombre. ¡Con otros hombres!
-Sí, pero te lo regalé yo…(qué obvio y qué tonto)
-Y lo vas a contar en el blog ¿no?
-Sí, claro…

El formato, a modo de libro de instrucciones de un aparato caro (de narices) y muy sofisticado, para mí es irresistiblemente cómico. (Esta frase sonaba mejor en mi cabeza). En definitiva, me gusta cómo está escrito y conecto con su humor. No digo más. Mejor leerlo, de verdad y conservarlo cerca para esos momentos en los que ya no sabes dónde perdiste el sentido del humor. Ante todo mucha calma, como decían Siniestro Total y recordad que hasta Darth Vader fue padre y no lo hizo tan mal.

martes, 2 de octubre de 2012

Cosas de mujeres


Ayer hablaba con una amiga sobre lo poco que sabíamos antes de ser madres de lo que era pasar un embarazo, el parto, el post-parto…Y parece lógico ¿no? si nunca lo has pasado, pero no, yo creo que no lo es. No debería serlo por lo menos, porque se trata de experiencias intrínsicamente femeninas y vitales y a pesar de familia, hermanas, cuñadas, amigas, matronas e internet, blogs, foros y todo lo que tú quieras, todavía hay cosas de las que no has oído hablar o en el peor de los casos, no te las puedes ni imaginar.

La generación de nuestras madres vivió sus 9 meses de embarazo sin ver una sola ecografía, tan sólo escuchaban los latidos ultra acelerados de un feto sin sexo, vaya sin conocer su sexo. Un auténtico misterio. Los ginecólogos no creo que empatizaran mucho con las asustadas mamás primerizas, tal vez las matronas sí, aunque hay madres de aquellos años que tampoco las recuerdan con cariño. Durante los primeros 3 meses de mi embarazo visité a uno de estos ginecólogos de la vieja escuela con ese je ne sais quoi de "tú estarás embarazada pero el que trae los niños al mundo soy yo", que me pusieron a la fuga. Finalmente llevé mi embarazo y parto en un hospital público, con ginecólogas jóvenes y ¡sorpresa! también me encontré con alguna doctora condescendiente. Tú (o sea yo) tienes 30 y tantos y piensas que ya estás preparada, que tu madre lo pasó con 22 y no será para tanto, que lo básico ya lo sabes, pero no…Porque la doctora sabe que no. Y tu cuñada también, que hace muchos años, cuando ella tuvo a su primer bebé te dijo: "cuando vayas a quedarte embarazada me preguntas, que yo te lo cuento todo…" ¿Todo? Todo. "El parto…el secreto mejor guardado". Recuerdo esa frase como en voz en off con reverb infinita. Menos mal que para resolver casos como estos están las entretenidas clases pre parto, en el Área 51.

Sí, porque todo lo que se habla en esas clases, se queda en las clases, cómo no. Después de hablar de pródromos, lanugos, tapones mucosos, expulsivos y otros grandes éxitos que la Madre Naturaleza nos tiene reservados, sólo tienes que echar un vistazo a tus compañeros de clase y ver sus caras (que son como la tuya propia) para comprender que nunca más seréis los mismos. Y si te los cruzas por la calle evita el contacto visual: "mira ahí va la que preguntó para qué servía un enema y su pareja, que sólo quería saber hasta cuándo duraba la cuarentena". Y es que a esas clases, deberías poder asistir en cualquier momento de tu vida para irte preparando, no en ese momento, hombre por favor, que ya es tarde, que no es momento para hablar de esfínteres, que es un momento bonito para recordar, que alguno hasta lo quiere grabar en vídeo.

Pero la trampita mortal viene en el post-parto. Ahí ya sí que sí que nadie te avisa, que parece que el niño nace y tú ya sólo flotas (que en parte es verdad, pero por falta de sueño) y ojo, que lo que viene después es para echarlo de comer a parte. Que hasta la matrona te lo cuenta en 10 minutos y entre dientes. Ahora en serio, creo que no es obligación de médicos ni matronas si no que en general, sobre lo que atañe a nuestra salud, específicamente, la información no está bien contada, no está bien planeada y encima nosotras nos lo callamos. No puede ser que 1 de cada 3 mujeres padezca alteraciones de suelo pélvico asociadas a partos traumáticos y que no se traten por pudor y por falta de información.

¿Y qué más nos puede pasar? "¡La menopausia!", dice mi amiga. Si es que no sé ni por qué he escrito esto, si sólo son cosas normales, cosas de mujeres…


jueves, 27 de septiembre de 2012

Conciliar es algo más

Hace un par de semanas aparecía en prensa que el Gobierno estaba negociando con la CEOE un acuerdo para racionalizar horarios al tiempo que aprobaba la creación de una subcomisión en Igualdad con el fin de, "ojo" estudiar cómo mejorar la conciliación entre vida laboral y personal/familiar. Vamos, que la cosa va para largo.

Está claro que empezando por adecuar los horarios laborales a algo mejor que echar horas como posesos es un primer paso para lo que se llama "tener vida" (el resto de tiempo se vive, pero en plan Zombieland ). Pero hace falta algo más.

Hace falta que cambie esa mentalidad de calientasilla que no digo en todos, pero sí en muchos casos no se traduce en productividad real...

Pero especialmente, para mí hace falta que el tele-trabajo sea una práctica común como ya sucede en otros países..

Tenía que reincorporarme en octubre a trabajar pero he pedido una excedencia. Ésta no era mi idea inicial. Yo pedí tele-trabajar porque mis tareas me lo permitían y ya había un compañero que trabajaba desde casa para cuidar a sus dos nenas (y sus dos gatas). El caso es que me dijeron que sí, pero un cambio de planes (la empresa matriz prescindía de nuestro servicio, vamos, que nos quedábamos en al calle) me impedía llevarlo a cabo. Afortunadamente me han ofrecido la reubicación en la empresa, con un horario muy bueno, de 7:30 a 14:30. No hay posibilidad de tele-trabajar, de momento, pero todo se andará.

Y para aquellos que no puedan tele-trabajar ampliarán los permisos de maternidad y paternidad y empiezarán a valorar la importancia del bienestar de los más pequeños...y yo sigo soñando despierta...



domingo, 23 de septiembre de 2012

Diabetes gestacional y colestasis de regalo

-Hija qué bien estás, no has cogido nada de peso. Qué embarazo más bueno.

Si vosotros lo decís...Porque estar o haber estado embarazada y no parecerlo, además de una paradoja es todo un must postnatal.

-¿Cómo lo has hecho? -Pues cogiendo diabetes y un luego una colestasis intrahepática, que como no te deja dormir con los picores de la muerte, pues quemas calorías a tope.

En el tercer trimestre me diagnosticaron diabetes gestacional tras la tercera curva de glucosa (que por mí me había declarado diabética acelarada en la primera con tal de no volver a pasar el mal y empalagoso trago). Afortunadamente la controlé a base de paseos (cuestas arriba y abajo incluidas) y una dieta de esas de pesarlo todo y no mezclar determinados alimentos. El médico me dio la baja para que siguiera este ritmo a rajatabla y mantuve los niveles dentro de los límites aceptables. Lo de la colestasis ya vino de regalo y quería comentarlo porque es menos común pero muy peligrosa para el feto. Ah! y me dio un postparto muy diver.

Empecé con picores nocturnos por casi todo el cuerpo. Al ratito de acostarme me picaba detrás del cuello e inmediatamente después un tobillo para luego picarme un costado y de nuevo el tobillo y luego una oreja. Era como jugar al Enredos en versión horizontal y nada sexy por si a alguien se le pasa por la cabeza. Pero lo peor era el picor en la planta de los pies. Una quemazón que no te deja dormir, ni a ti ni a tu pareja a la que despiertas con tanto meneo (de nuevo, esto no tiene nada de sexy).

Me dio por leer sobre picores en el embarazo y claro, era algo normal, tooodo es normal en el embarazo, pero si te picaban la plantas de los pies, las palmas de las manos, cuidadín. Si además has observado que tu orina es más oscura o las heces más claras y tu piel se vuelve amarillenta, pide un análisis que confirme o descarte la colestasis. Resumiendo mucho, se trata de una enfermedad hepática que puede darse en el embarazo, sobre todo en el último trimestre y que interfiere en el flujo normal de bilis provocando la acumulación de ácidos biliares que causan picor y que si el embarazo llega a sus últimas semanas pone al feto en peligro.

La colestasis se confirma con análisis que hay que repetir pasados unos 15 días o más, porque, tal como me dijo una doctora "tarda en dar la cara". De hecho, los síntomas que antes he descrito (prurito, color de orina y heces, ictericia) no aparecen a la vez y despistan.

Lo más habitual es adelantar el parto, no más tarde de las semanas 37 y 38. En mi caso tuve una pequeña fisura de bolsa en la semana 34 aproximadamente y después de ir 20 veces a urgencias para que vieran si lo poquito que perdía era líquido amniótico, finalmente rompí la bolsa en la semana 37 y ya ingresé en el hospital.

La colestasis puede causar hemorragias en la madre y en el bebé, por mala coagulación y el protocolo indica suministrar vitamina K. Mi parto necesitó forceps y las heridas internas causadas al no coagular, dolían más que el parto...En fin, que todo se arregló más tarde en el quirófano...pero eso es otra historia que dejaré para otra entrada...

Como tanto la colestasis como la diabetes pueden aparecer en siguientes embarazos, ya estoy sobre aviso pero no deja de ser inquietante.

¿Alguna más ha pasado por esto?






sábado, 22 de septiembre de 2012

Volver a Empezar

¡Hola!

Hoy comienzo este blog pero ayer fue cuando me decidí. Y hace 1 mes y hace 3 meses....

En fin, que hoy ya sí que sí y es que ya me queda poquito para volver al trabajo y se me hace muy cuesta arriba separarme del peque, como a todas y todos, claro. De conciliar hablamos otro día porque estoy que echo las muelas con ese tema.

Bueno, que me lío, a lo que voy es que el tiempo pasa tan deprisa que me apetecía dejarlo "atrapado" en un blog. 

Soy madre, una mami más, feliz y asustada, mamá de un pequeño de 4 meses y medio y me gustaría compartir y aprender durante este increíble viaje. 

Gracias por acompañarme y dejar que os acompañe.

martes, 10 de julio de 2012

Querido Guillermo.

He decidido esta misma madrugada que este blog te lo voy a dedicar, en primera instancia a ti, que eres mi hijo, mi bebé de 2 meses que llegó con prisas a este mundo. Y lo voy a hacer para explicarte, lo mejor que pueda, mis impresiones sobre las cosas tan raras están pasando desde tu llegada.

Me explico, no pasan cosas raras porque tú hayas llegado, bueno, a nuestra familia igual un poco sí, pero todas buenas :-) Me refiero al momento convulso que vivimos y que nos tiene desconcertados e indignados (quédate con esta palabra).

Para ponerte en situación, la noche del día en que naciste, no, que andaba yo bajo los efectos de la dolantina y aunque la tele en nuestra habitación en el hospital estaba apagada yo veía figuritas...Fue un par de noches después, cuando ciudadanos de este país y días después ciudadanos de otros países del mundo, salieron a la calle a decir que se les tuviera en cuenta. Pero ya lo habían hecho un año antes. Parece ser que no dio mucho resultado así que volvieron a salir. Es importante insistir Guille. 15-M un año después

Me gustó mucho tenerte en brazos en esos momentos, tú dormías, papá también, y yo miraba esas imágenes con la emoción que las hormonas triplican y pensaba: mira hijo. el mundo está hecho pedazos, pero todo esto es para arreglarlo, para que vivas en un sitio mejor, con mejores personas, con mejores ideas, en el que vas a colaborar. Yo estuve ahí el primer día, para ofrecerme como editora de vídeo. Firmé propuestas que los políticos nunca escucharon y voté precisamente por una maternidad más protegida.

Te veo en tu cunita plácidamente y aunque dicen que con estas "edades" no recordamos nada, ojalá esa tranquilidad te acompañe mucho tiempo, toda la vida y de verdad disfrutes de un planeta mejor.

Haremos todo lo que podamos.