jueves, 27 de septiembre de 2012

Conciliar es algo más

Hace un par de semanas aparecía en prensa que el Gobierno estaba negociando con la CEOE un acuerdo para racionalizar horarios al tiempo que aprobaba la creación de una subcomisión en Igualdad con el fin de, "ojo" estudiar cómo mejorar la conciliación entre vida laboral y personal/familiar. Vamos, que la cosa va para largo.

Está claro que empezando por adecuar los horarios laborales a algo mejor que echar horas como posesos es un primer paso para lo que se llama "tener vida" (el resto de tiempo se vive, pero en plan Zombieland ). Pero hace falta algo más.

Hace falta que cambie esa mentalidad de calientasilla que no digo en todos, pero sí en muchos casos no se traduce en productividad real...

Pero especialmente, para mí hace falta que el tele-trabajo sea una práctica común como ya sucede en otros países..

Tenía que reincorporarme en octubre a trabajar pero he pedido una excedencia. Ésta no era mi idea inicial. Yo pedí tele-trabajar porque mis tareas me lo permitían y ya había un compañero que trabajaba desde casa para cuidar a sus dos nenas (y sus dos gatas). El caso es que me dijeron que sí, pero un cambio de planes (la empresa matriz prescindía de nuestro servicio, vamos, que nos quedábamos en al calle) me impedía llevarlo a cabo. Afortunadamente me han ofrecido la reubicación en la empresa, con un horario muy bueno, de 7:30 a 14:30. No hay posibilidad de tele-trabajar, de momento, pero todo se andará.

Y para aquellos que no puedan tele-trabajar ampliarán los permisos de maternidad y paternidad y empiezarán a valorar la importancia del bienestar de los más pequeños...y yo sigo soñando despierta...



domingo, 23 de septiembre de 2012

Diabetes gestacional y colestasis de regalo

-Hija qué bien estás, no has cogido nada de peso. Qué embarazo más bueno.

Si vosotros lo decís...Porque estar o haber estado embarazada y no parecerlo, además de una paradoja es todo un must postnatal.

-¿Cómo lo has hecho? -Pues cogiendo diabetes y un luego una colestasis intrahepática, que como no te deja dormir con los picores de la muerte, pues quemas calorías a tope.

En el tercer trimestre me diagnosticaron diabetes gestacional tras la tercera curva de glucosa (que por mí me había declarado diabética acelarada en la primera con tal de no volver a pasar el mal y empalagoso trago). Afortunadamente la controlé a base de paseos (cuestas arriba y abajo incluidas) y una dieta de esas de pesarlo todo y no mezclar determinados alimentos. El médico me dio la baja para que siguiera este ritmo a rajatabla y mantuve los niveles dentro de los límites aceptables. Lo de la colestasis ya vino de regalo y quería comentarlo porque es menos común pero muy peligrosa para el feto. Ah! y me dio un postparto muy diver.

Empecé con picores nocturnos por casi todo el cuerpo. Al ratito de acostarme me picaba detrás del cuello e inmediatamente después un tobillo para luego picarme un costado y de nuevo el tobillo y luego una oreja. Era como jugar al Enredos en versión horizontal y nada sexy por si a alguien se le pasa por la cabeza. Pero lo peor era el picor en la planta de los pies. Una quemazón que no te deja dormir, ni a ti ni a tu pareja a la que despiertas con tanto meneo (de nuevo, esto no tiene nada de sexy).

Me dio por leer sobre picores en el embarazo y claro, era algo normal, tooodo es normal en el embarazo, pero si te picaban la plantas de los pies, las palmas de las manos, cuidadín. Si además has observado que tu orina es más oscura o las heces más claras y tu piel se vuelve amarillenta, pide un análisis que confirme o descarte la colestasis. Resumiendo mucho, se trata de una enfermedad hepática que puede darse en el embarazo, sobre todo en el último trimestre y que interfiere en el flujo normal de bilis provocando la acumulación de ácidos biliares que causan picor y que si el embarazo llega a sus últimas semanas pone al feto en peligro.

La colestasis se confirma con análisis que hay que repetir pasados unos 15 días o más, porque, tal como me dijo una doctora "tarda en dar la cara". De hecho, los síntomas que antes he descrito (prurito, color de orina y heces, ictericia) no aparecen a la vez y despistan.

Lo más habitual es adelantar el parto, no más tarde de las semanas 37 y 38. En mi caso tuve una pequeña fisura de bolsa en la semana 34 aproximadamente y después de ir 20 veces a urgencias para que vieran si lo poquito que perdía era líquido amniótico, finalmente rompí la bolsa en la semana 37 y ya ingresé en el hospital.

La colestasis puede causar hemorragias en la madre y en el bebé, por mala coagulación y el protocolo indica suministrar vitamina K. Mi parto necesitó forceps y las heridas internas causadas al no coagular, dolían más que el parto...En fin, que todo se arregló más tarde en el quirófano...pero eso es otra historia que dejaré para otra entrada...

Como tanto la colestasis como la diabetes pueden aparecer en siguientes embarazos, ya estoy sobre aviso pero no deja de ser inquietante.

¿Alguna más ha pasado por esto?






sábado, 22 de septiembre de 2012

Volver a Empezar

¡Hola!

Hoy comienzo este blog pero ayer fue cuando me decidí. Y hace 1 mes y hace 3 meses....

En fin, que hoy ya sí que sí y es que ya me queda poquito para volver al trabajo y se me hace muy cuesta arriba separarme del peque, como a todas y todos, claro. De conciliar hablamos otro día porque estoy que echo las muelas con ese tema.

Bueno, que me lío, a lo que voy es que el tiempo pasa tan deprisa que me apetecía dejarlo "atrapado" en un blog. 

Soy madre, una mami más, feliz y asustada, mamá de un pequeño de 4 meses y medio y me gustaría compartir y aprender durante este increíble viaje. 

Gracias por acompañarme y dejar que os acompañe.