domingo, 23 de diciembre de 2012

Felices Fiestas con torpeza y amor



Esta va a ser la primera Navidad de nuestro miniyó, que ya tiene 7 meses. Me hace mucha ilusión porque mis recuerdos de infancia de estas fechas son estupendos y por cosas de la vida y del amor, ya no las celebramos con toda la familia y a mí eso, en el fondo del corazoncito, me duele. Así que estoy contentísima con la idea de empezar las fiestas de cero, con mi propia familia, papá, Monete y yo. Es verdad que el peque no sabe que estamos en fiestas y ver un abeto en el salón le debe parecer de lo más normal, pero a mi, como  madre primeriza y neurótica me encantaría tenerlo todo perfecto: casa adornada, galletas horneadas, chimenea encendida...ah no, que no tenemos chimenea en el piso. Pues mejor. Entonces, el papá sube los adornos que el año pasado eran perfectos y ahora me parecen sacados del container.

- ¿Pero si el año pasado nos recorrimos todos los chinos buscando esta mi**da morada? Dice el papá agitando un espumillón como una drag con boa de plumas.
- Pues es horrenda. Mejor todo azul y plata. O rojo y dorado. No mira, haz lo que quieras.
Y me escaqueo por la banda porque no sé decorar. No tengo gracia. Papá lo hace mejor.

Es rigurosamente cierto. Como deseo para 2013, quisiera adquirir alguna habilidad maternal de esas que ahora no domino y se me escapan y pienso que me hacen rara como madre, de ésta, la gran bloggosfera.

A saber:
Habilidades manuales creativas
Habilidades culinarias vistosas (y sabrosas)

Empecemos...
No soy mañosa. Bueno, fuera eufemismos, tengo dos muñones por manos. No soy hábil, yo suspendía la Pretecnología en la EGB, o sea, Manualidades. Hacía lo mínimo y mal. Sucio y mal.  Me empeñé en pintar elefantes y monos en la habitación de mi Monete (en un alarde hormonal del embarazo) y el órdago salió como salió (ver foto). La culpa la tuvieron las plantillas que usé y el tipo de pintura. Cuando Monete me pregunte qué es lo que hay justo debajo el culo de cada elefante, ¿cómo voy a convencerle de que son matorrales y no plastas de paquidermo? Esta habilidad no va a llegar sola, está claro...

Elefante no atacado por S.M.


Mi madre y mi abuela cosían de verdad.  Me hicieron el vestido de la Comunión y mucha ropa y disfraces. Yo coso botones y corto etiquetas. Y ya. No hago cortinas, ni jerséis, ni bufandas, ni disfraces...Cuando el chaval vaya al cole y tenga que celebrar el carnaval vestido de mmpgffggmmm...nube, imagino que tiraré de abuela o de corteinglés o chino, según los presupuestos generales de mi estado. O eso o me gasto una fortuna en Menkes y va todos los años de Jack Sparrow.

Cocinar, cocino regular, ahora voy mejorando, por el peque que es un tragoncete y algunas cosas me salen bien, bastante bien, pero no me veo preparando cupcakes de colores radiactivos. Mis coulants se deshacen, pero de lo mal hechos que están. Al menos sé que un niño no se alimenta únicamente de pasteles y galletas pero es que todo lo handmade está tan bien considerado... ¿qué nos queda a las estrellas de la Torpezacraft ?

Pues nos queda ser mamás con todo nuestro amor. Con toda nuestra torpeza, nuestras dudas y sobre todo mucha, mucha imaginación...(Es un matorral cariño, ¿no lo ves?)

¡Felices Fiestas a todas, mamás torpes, manitas, manazas, ingeniosas, genias de la cocina y Reinas Magas todas! Que el año nuevo os traiga preciosas experiencias a estrenar de la manita de vuestros monetes. Feliz Navidad y Feliz Año también a esos Superpapás que saben decorar.

¡¡Un abrazo!!


miércoles, 19 de diciembre de 2012

Ya llegó mi regalo Madresférico!!!

Holaaaa!

Dando saltitos (literal) he llegado a casa cuando, al recoger el correo del buzón, me encuentro una sorpresa. Es que me pongo muy contenta cuando recibo algún paquetito, aunque venga de Privalia y ya sepa lo que es.

Así que he entrado en casa y preparado la cámara para presentaros el regalo de mi Madresférico Invisible:



¡Muchísimas gracias Mónica! Has acertado con este original punto de libro por 2 razones:

 - Me encanta leer y los libros de toda la vida. Tengo ebook pero lo uso poco porque prefiero el papel, aunque tenga que cargar un tocho.
 - Y me gustaría tener un gato pero no es posible porque soy alérgica....

Me ha encantado participar y es que hace mucha ilusión comprobar que en esta vida 2.0 hay personas de verdad y estupendas y creativas y guapas!

Un beso enorme Madresférica y mil gracias por el regalo!

Sermadrememata (hoy un poquito menos)

viernes, 14 de diciembre de 2012

Dientes, dientes, que es lo que j***

En casa hago mucho el payaso. Fuera de casa también y ya sabía yo que cuando tuviera un hijo lo daría todo. Bueno para el peque, malo para el papi, que no sabe dónde meterse.

Tantos años de tonterías han servido para llegar a este punto en el que, desde que me levanto hasta que me acuesto, lo mismo te canto que te bailo y si de bailes se trata mi repertorio incluye ballet, samba, algo parecido a la jota aragonesa y el Gangnam Style. Del cómo me pica la nariz al Calor del amor en un bar. Villancicos en verano, jingles de publi obsoleta en invierno. ¿En qué recóndito surco del córtex cerebral se escondía el tema de Moussel, Moussel de Legrain? ¿por qué se manifiesta en este momento? y ¿por qué no se va a su casa si ya son las 3 de la mañanaaa? Y cuando, exhausta y sin más repertorio por estrenar ni reestrenar me da por silbar como Harpo Marx, el enano se desencaja de la risa. ¡Qué humor más surreal el del peque!

Tengo además 14 sobrinos, habéis leído bien, 14. Y se me dan bien, de verdad. El caso es que nuestro Monete lleva desde ayer raro.  Ya sabéis, irritable, mimoso, gruñífero...Los malditos DIENTES.
Tiene una jirafa de bambú que me la vendieron como la panacea, algo así como el Ferrari de los mordedores y al peque le encanta y le consuela y hoy ni eso. Así que me he preparado las mejores canciones infantiles, de ayer y hoy, con coreografía y mímica sonrojante incluidas y nada. Bueno, he conseguido que deje de berrear, pero me mira con una seriedad escalofriante, mirada fija de Harry el sucio y gesto de "a ver ¿de qué vas?". Así 5 canciones seguidas. Para El barquito de cáscara de nuez hasta tengo atrezzo. Éste es más duro que un maestro de canto de conservatorio.

¿Qué tal unos dibujitos animados? Pues ni canciones, ni bailes, ni Mikimauses, ni Baby "Eisensteins". Al final le he puesto al pecho y oye, mano de santo.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Esas drama abuelas (con permiso de Amaya Ascunce)



Soy muy fan de Amaya Ascunce desde que descubrí su blog Cómo no ser una drama mamá y me alegró mucho que sacara el libro porque así he podido enseñárselo en carne y hueso no, pero en papel y tinta a mi drama mamá. Lo del zumo de naranja es legendario en mi casa, hay que bebérselo como si fuese a auto-destruirse en 10 segundos.

Bien, pues quería comentar que desde que soy madre y antes diría yo, mi drama mamá ya es drama abuela. Y también tiene sus frases. Amaya, cuando seas madre, verás que toda drama mamá esconde una drama abuela todavía más implacable porque ahora no rige sólo sobre ti, si no sobre tu vástago, que también es suyo.

Está eso de "no le cojas en brazos que le vas a acostumbrar": a los 3 segundos de sostenerle en brazos para moverle de la cuna al cambiador...Esto también es de mi suegra, la otra drama abuela. No veo yo al chiquillo saliendo de marcha en brazos de su (ya) anciana madre.

"Déjale dormir, que el sueño también alimenta". Éste me encanta por poético y mentiroso. No digo yo que no le siente bien dormir, pero cuando despierta tiene más hambre que un mono y berrea más que un mono. Eso sí, si quieren ver al niño dormidito no hay forma de evitarlo ni puerta cerrada que se les resista. Entrarán sigilosas desoyendo tus advertencias y gestos desesperados de "silencio por dios" y si al menor gemidito del retoño la verás salir del cuarto, con el soñoliento nieto en los brazos y gesto triunfal. No es Napoleón, es una abuela que se ha salido con la suya.

¿Y esos mensajes apocalípticos de que "a lo mejor tu leche no lo alimenta"?, cuando, de recién nacidos los bebés no paran de pedir y eso es normaaaal.

La brecha generacional en cuanto a crianza de bebés (odio la palabra crianza, la asocio a animales de granja, pero bueno) no siempre es tan abismal, hay consejos básicos que eran así para tu madre, tu abuela, la señora de Cromañón y para nosotras. Pero hay cosas que cambian de un año a otro, sobre todo consejos de nutrición, que si el gluten, la galleta María o el cuscurro de pan, que si la posición del bebé para dormir que menos mal que no hay tantas opciones, boca arriba, boca abajo y de lado (2 lados), que si no...

Y bueno, si discrepas con tu madre es una cosa, puede ser jodido pero es tu madre, pero discrepar con tu suegra, cuando es madre de siete además...ufff, es un Total Recall y la versión de Suarsenaguer.

Pues nada más, desde aquí felicitar a Amaya por su divertidísimo libro y animarla a que recoja más frases de su madre cuando le llegue el momento de ser abuela o si no lo que comente sobre los nietos de otras abuelas, que para las drama abuelas no existen fronteras (ni puertas cerradas).