domingo, 23 de diciembre de 2012

Felices Fiestas con torpeza y amor



Esta va a ser la primera Navidad de nuestro miniyó, que ya tiene 7 meses. Me hace mucha ilusión porque mis recuerdos de infancia de estas fechas son estupendos y por cosas de la vida y del amor, ya no las celebramos con toda la familia y a mí eso, en el fondo del corazoncito, me duele. Así que estoy contentísima con la idea de empezar las fiestas de cero, con mi propia familia, papá, Monete y yo. Es verdad que el peque no sabe que estamos en fiestas y ver un abeto en el salón le debe parecer de lo más normal, pero a mi, como  madre primeriza y neurótica me encantaría tenerlo todo perfecto: casa adornada, galletas horneadas, chimenea encendida...ah no, que no tenemos chimenea en el piso. Pues mejor. Entonces, el papá sube los adornos que el año pasado eran perfectos y ahora me parecen sacados del container.

- ¿Pero si el año pasado nos recorrimos todos los chinos buscando esta mi**da morada? Dice el papá agitando un espumillón como una drag con boa de plumas.
- Pues es horrenda. Mejor todo azul y plata. O rojo y dorado. No mira, haz lo que quieras.
Y me escaqueo por la banda porque no sé decorar. No tengo gracia. Papá lo hace mejor.

Es rigurosamente cierto. Como deseo para 2013, quisiera adquirir alguna habilidad maternal de esas que ahora no domino y se me escapan y pienso que me hacen rara como madre, de ésta, la gran bloggosfera.

A saber:
Habilidades manuales creativas
Habilidades culinarias vistosas (y sabrosas)

Empecemos...
No soy mañosa. Bueno, fuera eufemismos, tengo dos muñones por manos. No soy hábil, yo suspendía la Pretecnología en la EGB, o sea, Manualidades. Hacía lo mínimo y mal. Sucio y mal.  Me empeñé en pintar elefantes y monos en la habitación de mi Monete (en un alarde hormonal del embarazo) y el órdago salió como salió (ver foto). La culpa la tuvieron las plantillas que usé y el tipo de pintura. Cuando Monete me pregunte qué es lo que hay justo debajo el culo de cada elefante, ¿cómo voy a convencerle de que son matorrales y no plastas de paquidermo? Esta habilidad no va a llegar sola, está claro...

Elefante no atacado por S.M.


Mi madre y mi abuela cosían de verdad.  Me hicieron el vestido de la Comunión y mucha ropa y disfraces. Yo coso botones y corto etiquetas. Y ya. No hago cortinas, ni jerséis, ni bufandas, ni disfraces...Cuando el chaval vaya al cole y tenga que celebrar el carnaval vestido de mmpgffggmmm...nube, imagino que tiraré de abuela o de corteinglés o chino, según los presupuestos generales de mi estado. O eso o me gasto una fortuna en Menkes y va todos los años de Jack Sparrow.

Cocinar, cocino regular, ahora voy mejorando, por el peque que es un tragoncete y algunas cosas me salen bien, bastante bien, pero no me veo preparando cupcakes de colores radiactivos. Mis coulants se deshacen, pero de lo mal hechos que están. Al menos sé que un niño no se alimenta únicamente de pasteles y galletas pero es que todo lo handmade está tan bien considerado... ¿qué nos queda a las estrellas de la Torpezacraft ?

Pues nos queda ser mamás con todo nuestro amor. Con toda nuestra torpeza, nuestras dudas y sobre todo mucha, mucha imaginación...(Es un matorral cariño, ¿no lo ves?)

¡Felices Fiestas a todas, mamás torpes, manitas, manazas, ingeniosas, genias de la cocina y Reinas Magas todas! Que el año nuevo os traiga preciosas experiencias a estrenar de la manita de vuestros monetes. Feliz Navidad y Feliz Año también a esos Superpapás que saben decorar.

¡¡Un abrazo!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario