miércoles, 16 de enero de 2013

Yoga para el embarazo y parto

Hoy quería hablar de mi estupenda experiencia con el Yoga y lo mucho que me benefició durante el embarazo y el parto.

Llevaba tiempo buscando alguna actividad que uniera cuerpo y mente de la manera en la que yo pensaba que podría gustarme más o conectar más conmigo y pensé en el Yoga. Como estaba intentando quedarme embarazada no me animé a apuntarme a ninguna clase porque tenía mis clásicas paranoias (quizá sea demasiado intenso, etc) y una vez embarazada y alrededor de los 4 meses me decidí. Busqué, comparé y creo que acerté con la escuela y con el profesor, Bruno, en la escuela Metamorfosis. El tipo de Yoga, Hatha.

En este caso no se trataba de un Yoga específico para embarazadas, aunque justo este año han empezado a impartirlo, pero por la naturaleza de este Yoga y por la adaptación que hizo el profesorde algunas posiciones (asanas) a mi estado, pude practicarlo sin problemas.

Durante esos meses el Yoga me aportó serenidad, algo que me vino de maravilla porque tuve una situación laboral difícil, bueno caótica más bien, con muchos cambios incluso de ubicación. Pienso que gané en tranquilidad interior y físicamente, las molestias de calambres y otros dolores de espalada, también fueron desapareciendo o atenuándose gracias a los estiramientos y el trabajo con las asanas. Otra cosa que destacaría es  meditación y la conexión que estableces con el bebé.

En la recta final de mi embarazo pregunté al profesor cómo utilizar el Yoga durante el trabajo de parto, especialmente en las horas de dilatación, que son las más tranquilas dentro de lo que cabe.

Él me pasó este link de su blog, Yoga y Campo: Algunos apuntes para el Yoga en el embarazo y el parto

En él podéis encontrar desde posturas beneficiosas hasta ejercicios de respiración. A mí me ayudó especialmente la respiración combinada con la visualización de un objeto o imagen, lo que ayuda a la concentración.

Recientemente ha publicado otro post, Yoga para Embarazadas

Hoy día he vuelto a practicarlo y ya sin la barriga me siento aún más ágil (jeje). Os lo recomiendo totalmente.

2 comentarios:

  1. ME encanta el Yoga. Estuve este invierno practicandolo. Yo tambien tuve un tiempo complicado, en el que mi cabeza necesitaba relajarse y mi cuerpo necesitaba movimiento.
    La pena es que la profesora lo tuvo que dejar y se acabó. Vivo en uun pueblo y no es facil buscar otro profesor. Pero intento seguirlo en cas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias porel comentario Cosica Alicia! Espero que hayas encontrado algo ya. Merece mucho la pena. Yo ahora tengo menos tiempo pero voy a apuntarme a clases sueltas con Bruno, mi profesor, porque ya tengo mono :-). Un abrazo.

      Eliminar